«Mi corazón, aparte de mi salud, se curó aquí»

Cuesta encontrar a alguien en El Valle que no conozca a Carmen Gallego. Médica de profesión y corazón, es una mujer comprometida con su familia, su trabajo, sus amigos y con todo aquel que llama a su puerta. De su mentalidad dinámica y emprendedora han nacido ya tres empresas que son un referente en la zona: La inmobiliaria Lecrin Valley, El Valley Inglés y su sueño, The Valley Clinic, una clínica de medicina estética única en la zona

minutos de lectura

Nombre completo.

María del Carmen Gallego López. 

¿Cómo acaba alguien de Asturias en El Valle? 

Es una historia triste y alegre a la vez. Cuando yo tenía 34 años, conocí al que es hoy mi marido, Ron Potter, y justo al año de haberlo conocido me diagnosticaron un cáncer linfático y Ron vino conmigo al norte. Tras el tratamiento, quimioterapia y demás, me pregunta mi marido, ¿Qué te parece si nos vamos y te recuperas en mi casita que tengo en el sur? Y yo le dije ¿Dónde? Y me dijo en Saleres, y yo no sabía ni siquiera donde estaba este pueblo, pero le dije: sí, vámonos. No lo pensé dos veces y me vine aquí. Y siempre recordaré cuando llegué aquí, pasando Melegís, entrando por Restábal y llegué a Saleres con la primavera en su apogeo y todo estaba lleno de azahar, había montones de naranjos, me enamoré en ese mismo momento. Aquí pasamos tres meses, con té de azahar, caminando, recogiendo naranjas, lo que podía hacer, pero me enamoré de tal manera que decidí en esos días que yo tenía que tener mi casa aquí, y en este rincón, en Saleres. 

¿Te imaginas hoy la vida sin el valle? 

No, es que no me iría de aquí nunca. Para mi el valle es mi vida, es como mi Asturias pero con sol, con luz, y me encanta, es mi rincón favorito. 

Define con tres palabras al Valle de Lecrín. 

Corazón, descanso y amigos. 

¿Consideras que este es tu hogar? 

Este es mi hogar, ahora mismo este es mi hogar, sin duda. 

Tu lugar preferido de toda la comarca. 

Saleres (ríe). 

¿Has encontrado también aquí un lugar para desarrollarse profesionalmente? 

Sí, de hecho hemos invertido todo nuestro patrimonio en dar vida a esta comarca y en dar vida al valle, porque creemos en este sitio y nos parece un lujo poder estar aquí. 

¿Qué piensas que tiene este sitio que no tengan otros? 

Este es un rincón impresionante, por toda la naturaleza, es verde, es agua, es como si tuviese unas vibraciones especiales, este sitio es único. Pero es único no solamente para mí, sino que mi marido, que ha recorrido muchísimos países, dice que este es uno de los sitios más privilegiados que ha visto en la vida. 

Tu marido Ron tampoco es de aquí. ¿Tiene el Valle de Lecrín algo que atrae a todo el mundo que lo visita? 

Sí, sin duda. Ron encontró Saleres por un anuncio de The Times en el que ponía algo así ‘Compra un pedacito de paraíso en el sur de España’. Llamó inmediatamente y en cuanto llegó aquí se enamoró de tal manera que con su tarjeta de crédito compró tres casas para restaurar. Y en esa época fue cuando se empezaron a restaurar tantas y tantas casas en la zona de una manera creo que muy bonita, manteniendo la esencia. 

¿A veces echa de menos Asturias?

Solo por la sidra (ríe). 

Cuando habla con sus amigos de fuera ¿Qué les cuenta del Valle de Lecrín? 

Que el valle es mi modo de vida, es mi sitio y aquí se enamoran prácticamente igual que yo lo hice en su día y muchísima gente empieza a pensar que quieren venir aquí a vivir. Porque es un sitio privilegiado por muchos motivos, porque estamos al lado de la costa, de Granada, de Sierra Nevada. ¿Dónde se puede vivir mejor que aquí? En ningún sitio. 

¿Cómo le contarías a alguien qué es el Valle de Lecrín? 

Simplemente, pondría mi vida de ejemplo. Yo me vine de Madrid, de Valladolid, de Asturias, estuve en muchos sitios y cuando llegué aquí y me curé, porque mi corazón, aparte de mi salud, se curó aquí, nada más pisar este sitio lleno de naranjos, de frutales, de esa variedad… Andalucía es preciosa, pero además de haber luz, hay verde, hay agua, hay cariño. Es como si existiesen unas vibraciones especiales cuando uno entra en el valle que te atrapan y ya no te dejan irte. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último

0 £0.00