El desprendimiento de una ladera en la Sierra de Dúrcal impide el riego por goteo en el Valle de Lecrín

El agua llega llena de barro a los campos macizando acequias, atrancando las tuberías y haciendo inviable el goteo por lo que calculan la pérdida de un 20% de la cosecha de cítricos

minutos de lectura

Los agricultores y regantes de Dúrcal, Nigüelas, Chite, Murchas, Béznar, Talará y El Valle llevan padeciendo, desde hace tres semanas una situación muy complicada. Se están enfrentando al barro que llega a sus campos impidiendo que puedan abrir el goteo para regar sus cultivos.

Tal y como explica Jose Molina, regante de Restábal, “no podemos abrir el goteo tal y como está llegando el agua de turbia porque se atrancaría”, además esto supone también un grave problema tanto para las acequias como para las tuberías “si las acequias se macizan de barro costará mucho limpiarlas, por no hablar de las tuberías que intentamos limpiar cada día porque si el barro las rellena habría que cambiarlas enteras con el gran coste que eso supondría”, asegura.

Hace unos días se ha dado por fin con el foco del problema que se sitúa en el desprendimiento natural de una ladera la Sierra de Dúrcal, con una anchura de 300 m de ancho y 1 km de largo.

Hasta la zona se han desplazado un técnico del ayuntamiento de Nigüelas junto a responsables del Parque Natural y técnicas TRACSA enviados por la Junta de Andalucía. Sobre el terreno han constatado que “ahora mismo es muy complicado, sino prácticamente imposible ponerle solución al problema”, explica José que acompañó a los técnicos durante la inspección, “allí no pueden entrar máquinas pesadas, no se puede bajar a hacer ninguna intervención ni una obra porque hay peligro de derrumbe. A futuro podría haber una solución haciendo un dique, pero ahora mismo no se puede hacer nada, de inmediato no hay solución más que esperar a que el agua deje de arrastrar barro”.

Esta situación está afectando directamente al cultivo de los cítricos de la zona de Melegís y Restábal, la cosecha se está viendo seriamente afectada por la falta de agua “vamos a tener como mínimo un 20 % menos de cosecha, porque el fruto no está recibiendo el agua que necesita en el tiempo adecuado, está creciendo menos de lo que debería y se está cayendo el doble de fruto de lo habitual”, relata José que por ahora asegura que solo se puede esperar a que el agua deje de llegar al campo sucia y que se pueda regar con normalidad.

Delia Molina

Me llamo Delia Molina y trabajo en el mundo de la comunicación desde hace 20 años. He sido locutora en Onda Cero Granada y responsable de los Gabinetes de Prensa de la Diputación de Granada y del Ayuntamiento de Pinos Puente. He colaborado con la Fundación Zayas, gestionando sus redes sociales y páginas web. Ahora me uno a esta nueva y apasionante aventura para continuar comunicando desde el Valle de Lecrín para el Valle de Lecrín. Como dijo Víctor Hugo: “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.”

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último

0 0.00