El Remojón, una receta adaptada a su tiempo

Si hablamos de gastronomía típica del Valle de Lecrín automáticamente en nuestra cabeza resuena el plato por excelencia de esta tierra, el Remojón de Naranja

minutos de lectura

Si hablamos de gastronomía típica de El Valle de Lecrín automáticamente en nuestra cabeza resuena el plato por excelencia de esta tierra, el Remojón de Naranja. Una receta sencilla, refrescante, rica en vitamina C y con un ingrediente común allá donde se haga: la naranja.

Del remojón sabemos, también, que su elaboración no es igual en todos los pueblos de la comarca. Y aunque la mayoría de los ingredientes son los mismos, al parecer varía ligeramente si nos lo comemos en Cónchar, elaborado con tomates secos; en El Valle, donde hay diversas versiones: en muchos hogares se le incorpora tomate natural, en otros tomates secos y en otros se hace sin tomate; o en Dúrcal, donde suelen añadirle patata cocida.

Pero, ¿de dónde procede su receta original? Según hemos podido leer en algunos escritos antiguos, el remojón de naranja procede de la época mozárabe, ya que fueron los musulmanes los que también introdujeron el cultivo de los cítricos en El Valle de Lecrín. Originalmente se elaboraba con tomates secos, con una receta más parecida a la que encontramos en Cónchar, y sus ingredientes estaban adaptados al origen del plato, que no era más que lo que daba la tierra en cada época del año.

Esto tiene su motivo en que, en el campo, la temporada de naranjas y la de tomates no coincide. Antiguamente, los tomates se cosechaban en verano y se ponían a secar para conservarlos durante todo el año y poder utilizarlos en las comidas. Así, en la temporada del remojón, que se produce en El Valle de diciembre a mayo aproximadamente, se utilizaban tomates secos porque los naturales llegaban un poco más tarde, en la temporada del gazpacho. El bacalao se utilizaba también seco porque, antiguamente, desde su pesca en alta mar hasta la llegada de los barcos a tierra no había manera de conservar el pescado y por eso lo salaban. Y también se añadía huevo cocido, porque muchos de los hogares poseían un pequeño corral con alguna gallina.

Ahora, la receta ha evolucionado y en muchos lugares se utiliza el tomate natural para la elaboración de esta receta, ya que podemos encontrarlos en el supermercado todos los días del año. El bacalao seco ha ido ganando también protagonismo en esta ensalada y es el responsable del gran contraste de sabores que se produce por el dulce de la naranja y el punto de sal que aporta el bacalao. Hay quién lo desala la noche anterior, quién lo pasa antes por el fuego o quién, simplemente, lo desmiga directamente del lomo con su sal y todo.

¿Cómo se hace?

Para hacer un tradicional Remojón de Naranja, siguiendo su receta original, necesitamos los siguientes ingredientes básicos: naranjas de El Valle, tomates secos (previamente hidratados), cebolleta, aceitunas negras, huevo cocido, bacalao seco desmigado y aceite de oliva.

En primer lugar, picamos la naranja, los tomates y la cebolleta, y los mezclamos en el plato. Después añadimos las aceitunas, el huevo duro y el bacalao, y aderezamos a nuestro gusto con aceite de oliva. También se le puede añadir sal, a gusto del consumidor, aunque el bacalao ya le da ese punto salado al plato.

Ingredientes:

Aceitunas negras 100 gr.

Bacalao seco (al gusto)

1 Cebolleta

2 Naranjas

2 tomates secos

1 Huevo duro

Aceite oliva al gusto

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último

0 £0.00