Sacos Dúrcal, una industria 100% local que da servicio a toda España

La última tecnología se conjuga con el trabajo meticuloso de sus 23 trabajadores en más de 4.500 metros cuadrados. Un ecosistema productivo donde la calidad reina por encima de todo, haciendo que se distribuyan miles de sacos cada día para más de 2.000 clientes.

minutos de lectura

Desde la ventana del despacho de Manuel Jiménez se puede contemplar todo el pueblo de Dúrcal y las montañas que lo rodean. Desde su silla, Manuel, conocido por todos como ‘El Torres’ ha visto muchos días amanecer y anochecer con el firme propósito de sacar adelante un negocio que hoy es un referente no solo en el Valle de Lecrín, Granada o Andalucía, sino a nivel nacional. Porque en cualquier rincón de España se puede encontrar hoy sacos que salen cada día de Dúrcal, sobre todo para envasar alimentos

Pero Manuel no es un hombre sólo de despacho, sino que en los casi 40 años que tiene la compañía este empresario vocacional se ha remangado cada día para aplicar la mejor solución estudiando la necesidad de cada cliente. Junto a su esfuerzo, la inteligencia y la intuición han dado sus frutos y desde siempre ha sabido como hacer crecer la empresa año tras año. “Cuando esto empezó, yo hice un estudio para tener todo lo que le hacía falta a cada cliente, porque quería dar un servicio lo más completo posible a todo aquel que entrara por la puerta”, explica el propietario de Sacos Dúrcal. Desde 1985 su método no falla y sigue funcionando porque El Torres es como ese mediocentro que reparte el juego para los demás desde el centro del campo. 

Actualmente Sacos Dúrcal cuenta con una plantilla de 23 trabajadores, la mayor parte del Valle de Lecrín. “Por la empresa han pasado trabajadores de Padul, Dúrcal, Cozvijar, Murchas, Acequias, Pinos del Valle”, enumera Manuel, algunos con una antigüedad de más de 30 años en la empresa, un auténtico récord en estos tiempos que corren. 25 personas que llegaron a ser más de 40 hace unos años y que hacen que funcione este gran sistema las 24 horas del día durante cinco días a la semana.

Todo esto es posible en más de 4.500 metros, funcionando de manera meticulosa y con la última tecnología del mercado, lo que hace que esta empresa siga siendo competitiva frente a productos que vienen de fuera. Tecnología punta, y por supuesto, el aporte de calidad que sólo puede ofrecer un sistema basado en la experiencia y en el propósito de hacer todos los días un trabajo bien hecho. 

La muestra es que ahora mismo Sacos Dúrcal da servicio a más de  2.000 empresas nacionales y varias europeas o norteafricanas que siguen confiando en su sistema, sus plazos de entrega y en un producto que es muy difícil igualar. Porque si la tecnología es importante, el control que se hace de cada saco no lo es menos. Certificados, trazabilidad, permisos… en Sacos Dúrcal no se da puntada sin hilo y ese hilo nunca se escapa. Sus trabajadores son auténticos artesanos, teniendo en cuenta hasta el más mínimo detalle, haciendo cada uno que el producto final que llega a los mercados sea perfecto. 

Con estos mimbres afronta Sacos Dúrcal el futuro, el que vendrá después de una pandemia que ha puesto todo patas arriba. Junto a Manuel están sus tres hijos y su hermano, y él se muestra optimista cuando habla de ellos. “El futuro lo veo bien, y espero que a ellos les vaya también muy bien”, explica como padre, hermano y empresario dándoles también un consejo: “pero tienen que esforzarse al máximo”. Y esto no lo dice cualquiera, lo dice El Torres, que con permiso de Rocío Dúrcal, pasea el nombre de su pueblo por cada rincón de España. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último

0 £0.00