/

Lecrín, el mirador del valle

Por su privilegiado enclave, desde este municipio se puede divisar gran parte de la comarca y se convierte así en una zona fundamental para el disfrute de propios y foráneos

minutos de lectura

Desde la sierra de Mondújar hasta Béznar el paisaje cambia en innumerables ocasiones. Agua, olivos, cítricos, almendros y miradores. Por su enclave en la comarca, Lecrín muestra y en muchas ocasiones esconde decenas de miradores desde los que disfrutar de las vistas del propio municipio y también en los que poder apreciar la belleza de otros pueblos. Si la sierra emerge como un mirador por derecho propio del que poder ver Padul y Dúrcal, un paseo por Acequias te permite encontrarte de frente con Nigüelas. Desde el barrio de El Cerrillo se puede divisar Mondújar y Talará y si subimos a la ermita del Cristo del Zapato vemos Murchas, Talará, Mondújar y Chite. Desde este último pueblo podemos contemplar una panorámica única de Sierra Nevada y presenciar cómo la luz va transformando el paisaje a su antojo. Sin olvidar a Béznar, desde donde podemos descubrir la otra parte de esta zona, la que se ve desde el embalse y brinda su reflejo al valle. 

El Ayuntamiento de Lecrín, conocedor de la belleza de sus parajes, tiene previsto embellecer el camino del canal que parte desde Talará y llega hasta Béznar. Como indica Pedro Titos, alcalde de Lecrín, “vamos a mejorar el carril que hay actualmente, poniendo algunos bancos, máquinas para hacer ejercicio y algunos miradores”, algo que sin duda hará más atractivo este camino. Así, los propios habitantes de Lecrín y todo aquel que visite el municipio podrá disfrutar de esta senda. “Nosotros vamos a hacer todo lo posible por conservar y adecentar todos los caminos, para que los que vivimos aquí y los que vengan de fuera se sientan realmente en un paraíso, que es lo que tenemos aquí”, dice Pedro Titos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último

0 £0.00