//

Castillos árabes en el Valle de Lecrín

Al-Ándalus dejó una huella imborrable en el Valle de Lecrín, en el que existen lugares mágicos que fueron testigo del pasado andalusí de nuestra comarca

minutos de lectura
Interior del recinto del castillo

Los castillos representan la importancia de la arquitectura defensiva en el período de ocupación musulmana de la Península Ibérica, ya que eran una fuente muy importante de comunicación y de control. Desde las atalayas o fortificaciones localizadas en lugares estratégicos, se enviaban señales a través de espejos, fuego o humo para alertar del posible avance del enemigo o de cualquier otro evento que pudiese afectar a la estabilidad del reino. El Castillo de Lojuela en Murchas, podría ser la única fortaleza de origen califal en el Valle, siendo por lo tanto la más antigua de todas. Su nombre proviene de una población ya desaparecida que se cree que estaba localizaba en las proximidades de las actuales “Eras de Lojuela”, en las que se hallaron restos de casas y de un cementerio árabe. El acceso al lienzo de muralla y a la torre que se conserva se realiza a través de un carril que parte desde Murchas y que está rodeado de naranjos, limoneros y olivos. El alcázar de Mondújar, conocido como “Castillo de Zoraya”, fue mandado a construir por el sultán nazarí Muley Hacén para ofrecerlo como regalo a la cristiana cautiva que lo enamoró: Isabel de Solís, la cual adoptó el nombre de Zoraya (“Lucero del Alba”) tras convertirse al islam y casarse con el rey moro. A esta fortificación se llega a través de una pequeña vereda una vez pasado el carril desde el puente de Mondújar. El Peñón de los Moros y el aljibe que encontramos en sus inmediaciones es otra de las edificaciones defensivas que podría remontarse a época almohade y nazarí, localizado a las afueras del municipio de Dúrcal, a unos 2 kilómetros al oeste del pueblo. Próximo a este estaba situado el castillo de Restábal, del cual se conservan los restos de un aljibe de cuatro naves separadas por arcos de herradura. Para llegar hasta él, debemos subir desde el barrio del Calvario hasta el Barranco de las Arenas. Estos son solo algunos de los ejemplos de fortalezas y torres de vigilancia que muestran la relevancia estratégica y cultural que tuvo el Valle de Lecrín durante la época de dominación musulmana. A través de algunos senderos y parajes dominados por la naturaleza, pueden contemplarse estos restos arqueológicos que permanecen dormidos, aunque vigilantes en pleno corazón de nuestra comarca.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último

0 0.00