//

“Para mí lo más importante es que la gente lo sienta como algo suyo”

El mayor grafiti del Niño de las Pinturas, hasta el momento, abarca 2.000 metros cuadrados en el Silo de Padul

minutos de lectura
FOTO MIGUEL ÁNGEL POYATOS

El pasado 20 de octubre Raúl Ruiz, el Niño de las Pinturas dibujaba los primeros trazos de la que ya es su obra de mayor envergadura, tanto a nivel artístico como de superficie ocupada. Hoy, su mayor grafiti hasta el momento, que abarca 2.000 metros cuadrados en el Silo de Padul, está totalmente finalizado para disfrute tanto de los paduleños y paduleñas como de los visitantes que acuden a admirar el maravilloso resultado.

Subido en una majestuosa grúa, día a día, trazo a trazo ha ido dando forma, contenido y color a un trabajo impresionante a través del cual ha demostrado, una vez más, su maestría y genialidad a la hora de crear y plasmar su arte sobre lienzos urbanos.

El artista asegura que ha disfrutado muchísimo realizando esta obra, en cuya preparación previa invirtió seis meses y cuyo resultado final responde a los objetivos que se marcó desde el principio. Uno de ellos, conseguido con creces, ha sido que la cara principal “se viera bien grande desde la carretera nacional”, desde la que tantas veces cuando era niño veía el Padul cuando se desplazaba con sus padres a la costa.

¿Cómo afrontaste el encargo de pintar un edificio tan emblemático como el Silo de Padul?

Cuando me hicieron el encargo de pintar el Silo de Padul pedí que necesitaba seis meses de preparación para conocer a fondo el pueblo y su humedal. Aunque había pasado miles de veces por la carretera para ir a la playa, nunca había estado aquí.  En ese tiempo además del entorno natural conocí a fondo el Silo y su historia, me hice una miniatura del edificio de cartón para poder estudiarla a fondo en mi casa y poco a poco fui entendiendo que cada cara estaba pidiendo cosas diferentes.

¿Cómo has llevado a cabo el proceso artístico de creación?

 La cara del humedal me salió muy rápido, fue prácticamente lo primero. A partir de aquí y entendiendo que la otra tenía que hablar de la historia del Silo preparé un boceto amplio. La cara que da al skatepark ha llegado a tener tres bocetos y el resultado final ha sido una mezcla de los tres. En el primer boceto salía una mujer en grande y en el segundo dos mujeres trabajando con una niña metiendo las manos en un saco de trigo, al final el último ha sido una mezcla de los dos porque el primero cumplía con mi objetivo de que se viera bien grande desde la carretera nacional y el segundo cumplía con que hablase del Silo y del trabajo que albergaba, pero no aprovechaba realmente el tamaño ni tenía tanta visibilidad desde lejos. Por eso lo que hice fue juntar esas dos historias.

El mamut estaba claro desde el principio y también su ubicación en la composición porque quería que se viera desde la carretera nacional andando entre las casas. Además, para mí ha sido fantástico porque desde pequeño me han gustado los dinosaurios y ha sido muy guay poder pintarlo en grande. Yo sabía que cuando estuviese en la faena irían saliendo más ideas

Empecé dibujando la cara que tenía más clara y luego resolví el tercer boceto y cuando he llegado a la fachada principal de adelante ya después de muchas vueltas he encontrado la manera de aprovechar bien el espacio, y ahí ha sido cuando ha surgido la cara de la niña leyendo. Esta era fachada más complicada de resolver porque tiene muchas ventanas, huecos y salientes y yo quería hacer algo que aprovechase el espacio.

La última incorporación a la composición ha sido “La higuera de los deseos” que se encuentra a la entrada de la Ruta del Mamut, la idea es que cuando tú lo veas de frente con la cara del humedal se vea la higuera, pero cuando se vea de frente con la cara de la niña las dos ramas de la higuera simulen el brillo del pelo de la niña.

¿Cómo ha sido el proceso a nivel técnico?

He utilizado varias técnicas. Primero tracé todo con spray, lo que son las líneas y la composición; después con un compresor airless pinté el fondo y los paños grandes de color y luego con rodillo y con brocha he estado metiéndole metiéndolo pintura pétrea en algunos sitios concretos. Luego con una turbina de batería he metido efectos y difuminados y para finalizar el spray. Al ser un tamaño tan grande los sprays se me quedaban pequeños, hay algún difuminados que con sprays son imposibles de hacer, sin embargo, con el airless o con la turbina salen muy bien.

¿Qué ha supuesto para ti la realización de esta obra?

Para mí lo más importante es que la gente que realmente la va a ver todos los días que lo sientan como algo suyo y les guste.

Personalmente he disfrutado mucho haciéndola, además me han ido sorprendiendo muchas cosas para bien, tanto la turbina como la grúa, que en un principio no sabía cómo iban a resultar, al final han salido todo fantástico, todo perfecto.

Delia Molina

Me llamo Delia Molina y trabajo en el mundo de la comunicación desde hace 20 años. He sido locutora en Onda Cero Granada y responsable de los Gabinetes de Prensa de la Diputación de Granada y del Ayuntamiento de Pinos Puente. He colaborado con la Fundación Zayas, gestionando sus redes sociales y páginas web. Ahora me uno a esta nueva y apasionante aventura para continuar comunicando desde el Valle de Lecrín para el Valle de Lecrín. Como dijo Víctor Hugo: “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.”

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último

0 0.00