//

“El primer paso del emprendimiento es atreverse”

El IES La Laguna de Padul la celebrado esta mañana el segundo “Encuentro de Mujeres Emprendedoras" del Valle de Lecrín

minutos de lectura

El IES La Laguna de Padul la celebrado esta mañana el segundo “Encuentro de Mujeres Emprendedoras» del Valle de Lecrín. Una actividad en la que se han dado cita cinco mujeres emprendedoras en diferentes sectores, que han contado experiencias vitales y laborales a ochenta alumnos y alumnas de 2° Bachillerato, Ciclo formativo de Grado Superior de Infantil y del Ciclo formativo de grado medio de Ayuda a personas en situación de Dependencia.

Mari Carmen Lucena, de 71 años, ha explicado como siempre había querido ser modista para viajar a París y presenciar los grandes desfiles de moda de la capital francesa. Fue modista, tuvo un taller y una boutique en Granada capital, pero no logró realizar todos los proyectos y sueños que atesoraba. La historia de Maricarmen es la historia de una emprendedora a la que la estructura patriarcal y machista de su época no se lo puso fácil y le impidió conseguir al cien por cien sus sueños. Sus relatos han puesto de manifiesto el potencial de esta mujer luchadora, que, sin duda, en nuestros días habría dado mucho de qué hablar.

Mercedes Vílchez levantó hace 42 años en Dúrcal la persiana de “Ferretería Granada», un negocio en un sector tradicionalmente protagonizado por hombres. Sus ganas de emprender, su inquietud por ser independiente y su afán por aprender y seguir creciendo a lo largo de los años, han hecho de su negocio, un negocio familiar próspero en el que también trabajado “su mejor compañero de trabajo», su marido, y del que, cuando ella se jubile, tomará el testigo su hija que trabaja en la ferretería desde hace 12 años. Siempre ha tenido clavada la espinita de no haber querido seguir estudiando, algo a lo que va a poner remedio en cuanto se jubile, cuando lo primero que va aprender es inglés, una asignatura pendiente que sin duda va a superar con creces.

Carolina Santiago es arquitecta, una profesión que le vino dada por la inquietud y la curiosidad que tenía desde niña tanto por las matemáticas como por el dibujo.  Comenzó en 2007 a ejercer su profesión, en plena crisis de ladrillo, pero siempre ha tenido claro que hay que formarse, atreverse a comenzar y perseguir tus objetivos para lograrlos. A veces se cuestiona si cambiar el mundo de la arquitectura por el de la docencia, pero luego recuerda que la independencia nos da la libertad y que gracias a ser autónoma se puede organizar su agenda diaria, y se le pasa.

Inés Marchant estudió en Bellas Artes la especialidad de dorado y policromado y dorado, profesión a la que se dedicó durante varios años. En 2012, la crisis económica le sirvió como empujón para iniciar, junto a su marido, “Mermeladas La Pauleña”.  Su negocio nació de la unión de la tradición de aprovechar las frutas y verduras en el Valle elaborando mermeladas y conservas y de los conocimientos de su marido, a nivel empresarial. Reconoce que al principio recibió muchos palos y se le cerraron puertas, pero al volver la vista atrás, asegura que el esfuerzo ha valido la pena, ya que, una década después su negocio va viento en popa con más de medio centenar de productos que venden en todo el territorio nacional e incluso exportan a países Alemania, Francia y Polonia.

Yolanda Rodríguez siempre ha sido había sido una apasionada del dibujo y del diseño, desde muy joven coleccionaba los folletos que le conseguía su padre.  Es historiadora del arte y su actual profesión, es el desenlace lógico de esas inquietudes y amor que le ha profesado desde siempre al diseño. Con su empresa “PÚLSAR Publicidad” trabaja en marketing y publicidad e imparte cursos de formación. Entre los consejos que le ha dado al alumnado es que hagan lo que aman y que se atrevan a emprender si es lo que desean.

Los testimonios de todas y cada una de ellas han servido para que los alumnos y alumnas conozcan la importancia de los avances de las mujeres en las últimas décadas, las dificultades para la conciliación de la vida laboral y familiar de las mujeres/madres emprendedoras, pero sobre todo para saber que vencer los miedos y el vértigo de los comienzos dándole salida a las inquietudes, es una señal de valentía que los y las emprendedoras deben llevar intrínseca, ya que el primer paso del emprendimiento es atreverse.

Delia Molina

Me llamo Delia Molina y trabajo en el mundo de la comunicación desde hace 20 años. He sido locutora en Onda Cero Granada y responsable de los Gabinetes de Prensa de la Diputación de Granada y del Ayuntamiento de Pinos Puente. He colaborado con la Fundación Zayas, gestionando sus redes sociales y páginas web. Ahora me uno a esta nueva y apasionante aventura para continuar comunicando desde el Valle de Lecrín para el Valle de Lecrín. Como dijo Víctor Hugo: “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.”??????

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último

0 0.00