//

“Nos sentíamos como Carlos Sainz pero en un Seat Marbella»

Los paduleños Diego Ortega y Fernando Cabello han finalizado en décima posición el Desert Trophy Panda Edition 2024

minutos de lectura

Fernando Cabello se había fijado un plazo de tres años para embarcarse en la aventura de atravesar Marruecos en un Seat Marbella participando en el Desert Trophy Panda. El primer paso fue adquirir el vehículo que pensaba ir preparando poco a poco hasta llegar a cumplir su sueño, a la par que cumpliese cincuenta años, dentro de dos. Sin embargo, su compañero de aventura Diego Ortega, decidió en noviembre, animarlo para afrontar el reto sin más demora, bastó una llamada para convencerlo de que en dos meses tendrían preparado el coche y vivirían juntos su primer rallye en tierras marroquíes.

El sábado 18 de febrero comenzaron la experiencia, desde Almería a Nador en barco y de ahí hasta el Parque Nacional de Ifrane en una primera etapa nocturna. Fue la primera de las seis que han compuesto la prueba y que les han llevado a cruzar el Atlas, a atravesar bosques y desiertos disfrutando de los impresionantes paisajes del país vecino, viviendo todas las modalidades y emociones de los rallyes que siempre habían imaginado. “Nos sentíamos como Carlos Sainz pero en un Seat Marbella, ha sido una experiencia increíble, muy recomendable, para repetir”, explican.

Aseguran que para ellos finalizar cada etapa era toda una aventura, “con eso ya nos dábamos por satisfechos”. Hasta el cuarto día no se preocuparon por mirar las clasificaciones, y fue cuando se dieron cuenta sorprendidos de que tenían posibilidades de hacer un buen papel. Sin embargo, una avería en los cojinetes traseros del vehículo durante la última etapa les hizo tardar ocho horas en realizar un trayecto de 150 kilómetros, un recorrido que ni ellos, ni sus riñones olvidarán fácilmente. Finalmente han logrado terminar en el “Top Ten” de la prueba. Fernando y Diego han sido los décimos clasificados de entre los noventa participantes, la mitad de los cuales han tenido que abandonar por avería en sus vehículos.

“Estamos más que satisfechos con el resultado, desde luego que nos ha sorprendido la capacidad de aguante del coche, no creíamos que esta “caja de cerillas” fuese capaz de resistir tanto”, explican.

Se ha tratado de una experiencia en la que gran parte de los participantes eran amigos, padres con hijos y parejas de diferentes partes de Europa y en la que, aseguran, se han sentido muy protegidos y respaldados por la organización. Una auténtica aventura en la que también han tenido hueco para repartir productos de higiene entre las niñas y familias que han encontrado en su trayecto, en la que han podido tomar té en las humildes casas de la gente que les ha brindado su hospitalidad y gracias a la cual han disfrutado de espectaculares puestas de sol en el desierto.  Una experiencia que no dudan repetirán el próximo año y que animan a todo el mundo a vivir.

Delia Molina

Me llamo Delia Molina y trabajo en el mundo de la comunicación desde hace 20 años. He sido locutora en Onda Cero Granada y responsable de los Gabinetes de Prensa de la Diputación de Granada y del Ayuntamiento de Pinos Puente. He colaborado con la Fundación Zayas, gestionando sus redes sociales y páginas web. Ahora me uno a esta nueva y apasionante aventura para continuar comunicando desde el Valle de Lecrín para el Valle de Lecrín. Como dijo Víctor Hugo: “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.”

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último

0 0.00