Cristoph Van Daele: “De todos los lugares, Nigüelas ha sido siempre mi preferencia”

La tranquilidad reina en la Alquería de los Lentos. Un remanso de paz capitaneado por Cristoph Van Daele y Rosan Kremers, que junto a sus dos hijos Poppy y Pablo, han revitalizado este lugar emblemático del Valle de Lecrín. Después de residir en Bélgica, África o Sudamérica, Cristoph lo tuvo claro cuando se cruzó en su camino el viejo molino de trigo reconvertido en hotel y restaurante. Esta es su historia de cómo llegó al Valle de Lecrín

minutos de lectura

¿Cómo llegaste al Valle de Lecrín?

Soy jefe de obra y estaba trabajando para Kinepolis en Francia, me llamaron para ir a Ibiza y un año después a Granada. Cuando llegué me gustó mucho la zona, tanto que unos años después, en 2008, compré una casa aquí, en Nigüelas. Después tuve que ir a Sudamérica porque salió un trabajo de 6 meses que resultaron ser 6 años, pero en todas las vacaciones volvíamos a Nigüelas. Después me separé y con mi actual pareja buscamos algo aquí para ganarnos la vida, y aunque era difícil, pensamos en comprar casas antiguas y restaurarlas, hasta que nos dijeron que estaba en venta la Alquería de los lentos. En ese momento vendimos todo lo que teníamos en Bélgica para comprar todo esto.

¿Por qué Nigüelas y no otro lugar de la comarca?

Nigüelas es como Güéjar Sierra o Dílar, son pueblos que están al final de una carretera, por lo que no es un pueblo por el que pasas, lo que hace que mantenga su autenticidad. Esto también ocurre con la Alpujarra, pero Nigüelas está más cerca de Granada y nos gusta la idea de hacer turismo cercano.

¿Qué es lo que más te gusta de la zona?

Lo principal es que estamos pegados a Sierra Nevada, y es un sitio donde hay de todo. Estamos muy cerca de Granada, hay deportes de aventura, senderismo, Sierra Nevada para esquiar y la playa a 20 minutos. En abril puedes esquiar en Sierra Nevada y darte un baño en la playa, aquí lo tienes todo. Además, a mi no me interesaba nada irme a vivir a la costa y vivir juntos a otros extranjeros, yo estaba buscando la España de verdad, lo auténtico.

¿Qué piensas que falta en el Valle de Lecrín?

A veces he echado de menos el apoyo de algunas administraciones, con el problema de que es necesario mucho papeleo para todo. Nosotros intentamos que haya muchas iniciativas y para eso también es necesario que las administraciones nos apoyen.

¿Tenías pensado regentar un lugar como la Alquería de los Lentos?

No, la verdad es que he viajado por muchos sitios, he estado en África y en Sudamérica. Pero acabar regentando un sitio como la Alquería de los Lentos para mí ha sido lo mejor. De todos los lugares, Nigüelas ha sido siempre mi preferencia.

¿Cómo le cuentas qué es el Valle de Lecrín a alguien que no lo conoce?

Hay amigos de Bélgica de Italia que me preguntan ¿Por qué estás ahí? El mundo conoce poco el Valle de Lecrín. Todo el mundo habla de la Alpujarra, pero pocos conocen el Valle de Lecrín como comarca. Yo les cuento a mis amigos que aquí hay muchos pueblos, con mucha autenticidad, con su propia cultura, su propia gastronomía. A veces nosotros mismos vamos con la bici y nos sorprendemos con otra esquina del Valle de Lecrín que no conocíamos.

¿Cómo te ves a ti en el futuro y cómo ves el futuro del Valle de Lecrín?

Ahora mismo se puede disfrutar de esta zona porque tiene su interés y no vienen muchísimos turistas y eso lo salva en cierta manera. De todas formas, no creo que aquí lleguemos a un turismo masivo como el de la costa. Las reservas se están recuperando y ya no vienen sólo para el fin de semana, sino que reservan semanas completas. Además, creo que en la asociación de Turismo del Valle de Lecrín estamos en el buen camino y se están haciendo muchas cosas. Y yo por mi parte no tengo otros planes, estoy muy bien aquí con la familia. Tengo dos hijos, Poppy y Pablo, les encanta el colegio y el contacto con la naturaleza.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último

0 £0.00