Las altas temperaturas registradas este verano adelantan la vendimia en La Alpujarra

Muchas familias de esta comarca, extendida entre las provincias de Granada y Almería, viven de la vid, la almendra y los higos

minutos de lectura
Vendimiadores en Polopos. Foto de Rafael Vílchez

La vendimia en La Alpujarra comenzó hace unas semanas. Este trabajo, según la variedad y la situación de los viñedos, se prolongará hasta finales de octubre, principalmente. Las altas temperaturas que se han registrado durante los meses de primavera y verano han adelantado la vendimia en la Sierra de la Contraviesa, perteneciente a la comarca de La Alpujarra granadina.

Algunos agricultores de Cádiar, Turón, Lobras, Almegíjar, Murtas, Albondón, Polopos, Rubite, Sorvilán, Albuñol, Torvizcón  y otras zonas han comenzado a vendimiar hace varias semanas porque la fruta ya está madura. Las  principales riquezas de los campos de la Sierra de la Contraviesa son la vid, la almendra y los higos. Entre las variedades de uva se encuentran: ‘Montúa’, ‘Pedro Ximénez’, ‘Jaén blanco’, ‘Jaén negro’, ‘Jaén tinto’, ‘Perruno’, ‘Tinto fino’, ‘Tinto baretudo’, ‘Garnacha’, ‘Vigiriego’, ‘Tempranillo’, ‘Albillo’, ‘Moscatel’, etcétera. En La Alpujarra almeriense existen estupendas bodegas, como y por ejemplo: las Bodega Cepa Bosquet, en Fuente Victoria, visitada recientemente por la presidenta del Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet (prima del  ilustre bodeguero Gabriel Bosquet; la Bodega Ecológica Cortijo del Cura, en Laujar de Andarax; la Bodega de Alboloduy; Bodega Cortijo la Vieja, en Alcolea; la Bodega de Fuente Victoria, etcétera.

Los procesos de elaboración de vino no se someten a ningún proceso de filtración ni estabilización. Tampoco se le añaden elementos químicos. Los vinos de la Sierra de la Contraviesa son de excelente calidad. La mayoría de las bodegas son pequeñas y familiares. Existen otras bodegas más grandes como ‘Cuatro Vientos’ y ‘La Cruz Pintá’ en el término y carretera de Murtas; ‘Barranco Oscuro’, en el término de Cádiar; ‘Viñolo’, en Sorvilán; ‘Dominio Buenavista’ muy cerca del casco urbano de Ugíjar, ‘Nazaríes’, en el ‘Cerro del Gato’ de Albuñol, ‘Haza del Lino’, en el termino de Polopos, ‘Piedras Blancas’, en el término de Torvizcón; García de Verdevique’, en el término de Cástaras; entre otras.

La viña sigue ocupando una parte de terreno de la Sierra de la Contraviesa. Las 6.000 hectáreas de viñedos producen unos 7.000.000 de litros de vino. Con la llegada del otoño esta zona, salpicada de cortijos y cortijadas, entra en un periodo de frenética actividad con las tareas propias de la recogida de la uva. Algunos agricultores transportan el fruto en angarillas cargadas en mulos. Otros  llevan la uva a los lagares en todoterreno con remolque. Algunos campesinos venden la mercancía a otros bodegueros. En la cortijada de ‘Los Mateos’ de Cástaras se produce también excelente caldo, Juan Morón ‘El Trovero’ y su vecino Alfredo saben mucho de vinos y viñedos.

El célebre Rogelio y su hijo viven del campo en la Sierra de la Contraviesa. Con sus tractores también se dedican a arar parcelas por estos campos entre el mar y Sierra Nevada. Son hombres apegados al terruño. No son los únicos. Bastantes familias viven de la agricultura y muy pocas de la ganadería. Aseguran algunos que la vid fue introducida en esta zona por los griegos y romanos. Durante los ochos siglos del periodo musulmán el viñedo no desapareció. Después los viñedos se incrementaron cuando llegaron los repobladores tras la expulsión de los moriscos. Muchos años después la filoxera acabó con los viñedos. Después fueron resurgiendo otra vez estas plantas con distintas variedades. En una de las fincas de la familia Viñolo de Sorvilán existen cepas muy antiguas que siguen dando buen fruto. Antonio Valverde, de Murtas, posee una bodega familiar con más de 300 años de vida.

El mundo del vino en la Sierra de la Contraviesa es apasionante existiendo un gran museo dedicado al caldo del ‘Dios Vaco’ y  la agricultura en la finca de la Bodega Cuatro Vientos de Murtas, de la familia Castillo de Albondón, dirigida por el famoso enólogo Francisco Molina. La Bodega la Cruz Pintá de Murtas es una de las primeras que comenzaron a apostar por lo ecológico. Otra bodega de gran prestigio dentro y fuera de España se encuentra en el término de Cádiar y pertenece a Manolo Valenzuela y a su familia.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último

0 £0.00