/

El Sendero de la Pavilla de Nigüelas, un paseo para enamorarse

En algunos tramos encontramos largas pasarelas metálicas de rejilla de acero, colocadas encima de la acequia gracias a las cuales podemos disfrutar de cómo fluye el agua bajo nuestros pies

minutos de lectura
SENDERO DE LA PAVILLA

La ruta del Sendero de la Pavilla es sencilla y de baja dificultad pero que ofrece unas vistas espectaculares ya que discurre “sobrevolando” el Río Torrente. Se trata del sendero de la acequia de la Pavilla en Nigüelas que está construido a modo de terraza con barandas de madera sobre el perfil de un gran tajo que en algunos puntos llega a tener más de veinte metros de altura.

La Acequia de la Pavilla no se llamó así hasta hace unas décadas, antes era conocida como acequia de Nigüelas o de Torrente, porque por ella fluyen las aguas provenientes del río Torrente. Desde hace unos años su nombre tomó tintes más románticos haciendo alusión a cuando a principios del siglo XX, las parejas “pelaban la pava”, a la sombra de los abedules que se encuentran en torno a la acequia. 

La ruta está construida a partir de pasarelas, suspendidas en el vacío, con traviesas ancladas en la pared. En algunos tramos encontramos largas pasarelas metálicas de rejilla de acero, colocadas encima de la acequia gracias a las cuales podemos disfrutar de cómo fluye el agua bajo nuestros pies.

El Sendero de la Pavilla supone un paseo relajante y distendido ya que durante todo el recorrido nos acompaña el sonido del fluir del agua y alguna sorpresa visual. En un recodo del camino encontramos una casa cueva con dos puertas pintadas en azul añil y un banco de piedra que invita a sentarse a la sombra del árbol cuyo ramaje cae sobre la fachada blanqueada de la vivienda. Un poco más adelante si miramos hacia abajo, podemos encontrar un mensaje motivador, que suele cambiar cada semana, escrito con piedras junto a una mesa montada que parece extraída de uno de los banquetes de Sombrerero Loco de Alicia en el País de las Maravillas. El detalle para el senderista corre a cargo de Cecilia, una holandesa que reside desde hace años en Nigüelas.

De la mano del agua seguimos nuestro recorrido siempre junto a la acequia recoge el agua del deshielo de la Sierra para conducirla posteriormente hacia los aljibes de Nigüelas, Dúrcal, Acequias y Mondújar hasta llegar al partidor de la Pavilla. Este partidor divide las aguas de la acequia en dos, una parte va hacia Dúrcal y la otra hacia Nigüelas. 

El agua que discurre por Nigüelas lo hace con más suavidad, gracias a la inclinación del terreno. Atraviesa el pueblo de parte a parte, serpenteando entre las casas. Proporcionaba, hasta no hace mucho, la energía suficiente para mover el molino de Las La Erilla. La acequia llegaba hasta debajo de la mezquita (actual plaza de la iglesia), dirigiéndose a las zonas de riego por otros dos partidores. 

Delia Molina

Me llamo Delia Molina y trabajo en el mundo de la comunicación desde hace 20 años. He sido locutora en Onda Cero Granada y responsable de los Gabinetes de Prensa de la Diputación de Granada y del Ayuntamiento de Pinos Puente. He colaborado con la Fundación Zayas, gestionando sus redes sociales y páginas web. Ahora me uno a esta nueva y apasionante aventura para continuar comunicando desde el Valle de Lecrín para el Valle de Lecrín. Como dijo Víctor Hugo: “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.”??????

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último

0 £0.00