/

Murchas celebró sus fiestas al completo dos años después con total normalidad

La situación provocada por la Covid-19 el pasado mes de diciembre obligó a suspender los actos que se tenían programados

minutos de lectura

No era invierno, el calor daba buena muestra de ello, pero los murcheros y murcheras cogieron con las mismas ganas que siempre sus fiestas patronales, quizás las más anecdóticas de toda la historia ya que nunca han recordado que se hayan celebrado en el mes de mayo, aunque desde hace ya años la hermandad patronal estaba potenciando la festividad de su patrona el segundo domingo del mes de mayo con solamente actos religiosos.

Para entender este cambio debemos de irnos al pasado mes de diciembre cuando todo hacía presagiar que se iban a celebrar las tradicionales fiestas patronales con total normalidad, incluso a los murcheros se animaron cuando vieron a sus vecinos de Talará celebrarlas, pero en cuestión de semanas la situación provocada por la Covid-19 hizo que todos los actos se suspendieran, pudiendo salvarse los actos religiosos, pero con muchas restricciones.

Por supuesto todo aquello ya acabó y forma parte como de un sueño malo o pesadilla, pero teníamos que recordar dicha situación para entender el cambio de fecha, porque los contratos con las agencias de espectáculos ya estaban firmados incluso varias cosas ya estaban compradas y no se podían devolver como por ejemplo los pipotes de los niños. Por todos estos motivos se pensó por parte de los mayordomos que les han tocado realizar las fiestas posponer todas las actividades y la mejor fecha que se propuso fue en la festividad de la patronal del pueblo de Murchas, Ntra. Sra. de los Desamparados que se celebra el segundo domingo de mayo.

Ahora ya si, en el mismo presente, todos los pipotes han sido rotos por los niños, las orquestas han sonado en la carpa municipal e incluso han actuado los artistas resaltando la actuación del humorista Christian García que actuó ante una carpa de fiestas abarrotada, fueron cientos de personas los que el viernes se concentraban para escuchar al gran monologuista del momento que cuenta en Instagram con un total de 58.000 seguidores.

A continuación, se celebró la famosa fiesta de nochevieja «Drink the Night» que cada año se celebra en el pueblo, de manos de los Djs Murxas y Sergio Díaz. El público se lo pasó en grande, se pudieron tomar las uvas de la suerte pendientes y se repartieron más de 200 bolsas de cotillón e incluso se pudieron ver con vestidos de lentejuelas como si de pleno fin de año se tratase.

Los días 7 y 8 se degustó una gran paella y caldereta para 400 personas realizadas por el catering «Sierra Nevada» y repartida por los propios mayordomos, parece que fue del agrado del público ya que no sobró ni un plato. La música ambos días en la feria de día corrió a cargo del grupo de los 80, 90 «Los Vinilos”, una de las sorpresas de las fiestas ya que la carpa no se vació en toda la tarde junto con el artista de Canal Fiesta Radio Jesús Cortés que animó con rumbas a todos los murcheros y visitantes.

No faltó el gran castillo de fuegos artificiales que dio mucho de qué hablar puesto que no se había visto un disparo pirotécnico en el pueblo nunca, se apostó por un montaje realizado por maquina electrónica el cual combinaba luz, sonido y sobre todos los truenos que caracterizan al pueblo de Murchas, algunos sonaron hasta en vecinos pueblos de Nigüelas, Restábal o Melegís.

El toque emotivo lo puso la hermandad patronal el sábado por la tarde ya que era la primera vez que ambas patronas se ponían en las calles del municipio de día, regalando a los numerosos cofrades que visitaron esa tarde el pueblo y a los propios vecinos unas estampas inéditas con cientos de fotografías que se dispararon con móviles y cámaras. Las imágenes se presentaban con flor blanca para realzar más la salida extraordinaria, la imagen de Santa Lucía lo hacía en su propio paso mientras que la imagen de Ntra. Sra. de los Desamparados se presentaba en un paso cedido para la ocasión del pueblo de Peligros. El toque musical lo puso la banda municipal «San Juan Bautista» que interpretó marchas de corte clásico y de barrio para mayor disfrute de los costaleros, una figura que se da en el pueblo de Murchas ya que sus pasos desde el inicio de la hermandad patronal son portados a costal.

El hermano mayor Ibán Serafín de Haro Ruiz natural del municipio quiso dedicar la última levantá de los pasos en el interior de la iglesia parroquial al recientemente fallecido Don Felipe, el que fuera su párroco durante muchos años y un gran apoyo para la hermandad, la imagen de Ntra. Sra. de los Desamparados portaba lazo negro en su memoria, la iglesia era un rio de lágrimas en ese momento y estaba completamente llena para ver el famoso encuentro de los pasos a los sones de Mi Amargura, una cita ya obligada en las fiestas

Ya el domingo por la tarde se celebró el tradicional entierro de la zorra, los mayordomos encargados de realizar las fiestas cada año se disfrazan de la anécdota ocurrida en cada fiesta, este año se presentaba con una cabalgata de reyes y felicitando el año nuevo como si de nuevo estuviéramos en enero cuando se tenían que celebrar sus fiestas, se repartieron caramelos y fue acompañada por primera ocasión por la banda municipal que dirige Jonathan Robles.

Por fin, después de dos años se puede decir que todo continúa con normalidad y a los mayordomos les toca descansar, que se lo merecen, como decía en la zorra «A falta de una fiesta dos», con ese toque de humor los mayordomos y mayordomas quieren felicitar a todos los murcheros y murcheras por su esfuerzo, ilusión y pasión con la que han realizado sus fiestas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último

0 £0.00