/

Francisco Titos: «Ser alcalde es de las cosas más importantes que una persona puede hacer en la vida»

Francisco Titos es alcalde desde 2019 y antes fue concejal con Carlos Delgado. Asegura estar “encantado” con ser alcalde de El Pinar, a pesar de todo el trabajo que conlleva dirigir un municipio con dos localidades tan separadas y con sus propias necesidades. Quizá sea su forma de ser o su anterior trabajo como policía nacional lo que hace que Paco esté siempre al servicio de sus vecinos, porque él su pueblo no lo cambia por nada.

minutos de lectura

¿Cuánto tiempo lleva siendo alcalde y qué le llevó a dar el paso?

En 2011-2015 fui concejal y soy alcalde desde 2019. He estado toda la vida sirviendo a la sociedad, he sido 40 años policía nacional, y el servicio a la sociedad fue lo que creo que entre otras cosas me llevó aquí, también las ganas de hacer cosas por mi pueblo. Los cuatro años que estuve de concejal, me gustó, pero ser alcalde de tu pueblo es algo especial, te llena, y por muchos sinsabores que tenga la Alcaldía, que los tiene, las satisfacciones lo cubren todo. Quiero decir que te sientes orgullosísimo de ser alcalde de tu pueblo, creo que es de las cosas más importantes que una persona puede hacer en la vida. Yo estoy encantado de ser alcalde de mi pueblo. 

En 2023 quiere revalidar la confianza que los pineros han puesto en usted. 

Sí, tengo la intención de volver a presentarme y los votantes dirán. Es verdad que con cuatro años en la Alcaldía no hay tiempo para hacer muchas cosas, en mi mesa tengo muchos proyectos que no se van a poder acabar y que me gustaría hacerlos. Con cuatro años más, muchos de esos proyectos se podrían terminar. 

¿Qué es lo mejor y lo peor de ser alcalde de El Pinar? 

Lo mejor es estar con tu gente y hacer cosas por tu pueblo, eso es lo primero que se te viene a la mente. Cualquier alcalde tiene que estar para mejorar la vida de sus vecinos, por hacer cosas por su pueblo y por construir un lugar más habitable. En contra, los sinsabores que vienen porque no todo depende de ti, sino de instancias más altas… Diputación, Junta de Andalucía, Gobierno Central. Y muchas veces te ves impotente ante ese freno que ponen esas administraciones. Esto es lo que peor llevo. 

Pinos del Valle, Ízbor y Acebuches sin olvidar Tablate. ¿Cómo se gestiona un municipio tan diseminado?

Es un municipio que es más difícil llevar que si fuera solo un único núcleo, porque prácticamente tenemos el gasto de dos municipios. Cualquier cosa que se hace en Pinos del Valle se tiene que hacer en Ízbor, por lo que las gestiones se duplican, lo que es difícil. Además, aquí tenemos un problema con las fiestas porque aquí no tenemos mayordomos, y es el Ayuntamiento el que está para todo, para organizar y pagar. Este año tenemos 80.000 euros para fiestas, para un presupuesto total de 1.200.000 euros, son muchos euros. Es un hándicap que tenemos. En Las Cruces son mayordomas las que hacen las fiestas, y más de una vez les he pedido que no se termine su tradición. 

En estos años ¿Cuáles han sido las principales peticiones de los vecinos?

Una de las peticiones más repetidas, no solo realizada por los vecinos sino por la gente que viene de fuera que les encanta, es la falta de viviendas, porque no hay casas para vender y las que hay para alquilar están llenas. El Ayuntamiento tiene un terreno justo debajo del mirador, hemos intentado que Visogsa y la Junta de Andalucía haga viviendas aquí, pero los terrenos no son urbanos sino rústicos, por lo que estamos gestionando el PGOU y esperamos que con la LISTA podamos construir en ese espacio. Y menos mal que la población se mantiene, y lo que no queremos es que baje más, y que la gente se pueda quedar a vivir aquí. 

¿Tiene ya El Pinar su escudo y bandera?

Desde hace más de un año estamos trabajando en ese sentido. Tenemos listo el informe heráldico, el diseño del escudo y la bandera, lo pasaremos por pleno en unas semanas y lo enviaremos a la Junta de Andalucía para que hagan sus comprobaciones y en la entrada del pueblo vamos a poner cuatro mástiles para que todo el mundo pueda verlas. 

¿Qué proyectos tiene ahora mismo en marcha el Ayuntamiento?

Muchos, como el proyecto de la ruta del Santo Cristo a la Giralda, con la ayuda de la Federación Andaluza de Montañismo; la construcción de las viviendas que antes hemos citado; la construcción del centro multiusos de Ízbor que está a punto de empezar; el acondicionamiento de la plaza del lavadero y de la casa del coronel, que nos gustaría comprar y hemos hecho una oferta; está la cantera, que parece que últimamente se está agilizando más pero es verdad que llevamos mucho tiempo esperando, y no entiendo a las administraciones porque llevamos más de dos años con este tema y no se ha solucionado, y espero que antes de que acabe esta legislatura esté en marcha. 

¿Qué cree que puede aportar El Pinar al Valle de Lecrín? 

Lo primero son las vistas espectaculares, somos el balcón del Valle y turísticamente el Valle de Lecrín tiene que ir de la mano con la Mancomunidad todos a una, también al lado de la asociación de empresarios de turismo, pero todos a una, no podemos hacer cada uno la guerra por nuestra cuenta. Por ejemplo, con la Ruta de Boabdil, porque esta ruta no solamente estará presente aquí, sino en La Alpujarra, y eso turísticamente es algo espectacular. Además, en Pinos del Valle tenemos una almazara que tiene un aceite muy especial que es Orovalle, y de la que forman parte habitantes de todo el Valle de Lecrín y de Los Güájares, por lo que es un servicio que se da a todo el Valle de Lecrín. Además, somos un municipio gastrosaludable, algo que nos diferencia de los demás. 

¿Qué piensa que se podría hacer para que la comarca fuera más próspera? 

Sobre todo hay que promocionar más el turismo, pero también los servicios como la sanidad, agilizarla más. Además, hay un tema que es el agua para el regadío. Los ayuntamientos de El Pinar, El Valle y Albuñuelas hemos pedido una cita con la delegada porque necesitamos elevar agua del pantano para estos municipios, bien haciendo un canal como el de Lecrín o una balsa en cada municipio. Este Ayuntamiento ya tiene un proyecto con el que se puede utilizar el agua depurada para elevarla a una balsa que se conectaría a las redes de regadío, y no sé si somos conscientes con el gasto en agua. Porque los pozos van agotándose cada día y eso puede ser un desastre. Si a estos pueblos se les termina el agua, se termina el pueblo, y esto no se puede quedar así. 

En primer plano 

¿Cómo recuerda su niñez en la Venta de la Cebada?

Bueno, mira la cara que se me poné (sonríe). Soy socio del coto, y aparte, necesito ir allí de vez en cuando, sentarme al atardecer y relajarme porque… (se emociona). Llegué allí con seis años y salí para irme a la mili. Los recuerdos son todos magníficos, por eso muchos días voy allí a relajarme. Imagínate lo que hemos vivido allí, ocho hermanos, todos varones, mi madre estaba entretenida (ríe). Aquello era muy bonito. 

¿Ha cambiado demasiado el Valle de Lecrín desde esa época o debería haber cambiado más? 

Ha cambiado y quizá debería haber cambiado más en el tema económico. Pero en lo demás, no me gustaría que hubiese muchos cambios, como por ejemplo con el proyecto de las torres de alta tensión. Económicamente es lo que debería cambiar porque los productos que había antes, como la aceituna o la naranja, valían más. De Pinos del Valle salían antes tres camiones de naranjas cada día, tres, porque había tres almacenes, cada uno con ocho o diez mujeres. Hoy eso no funciona. 

Antes de ser alcalde fue policía nacional ¿Qué echa de menos de aquel tiempo? 

La juventud, evidentemente (risas). El trato con las personas, y aunque en aquellos tiempos estábamos muy mal vistos. El hecho de ayudar a la gente y verle la cara de agradecimiento, te satisface mucho. También el compañerismo, el deporte, estábamos muy en forma. 

Su plato favorito. 

Puchero de hinojos y el remojón. 

Su lugar favorito de El Pinar suponemos que es la Venta de la Cebada. 

Sí, pero cuidado porque la venta forma parte de tres municipios y El Pinar tiene la parte más pequeña. Pero hay muchos sitios espectaculares, en Pinos del Valle y en Ízbor, como la Ruta de las Fuentes, con unos nacimientos de agua maravillosos, la Fuente Caliente o el Algarrobo milenario de Acebuches. 

Si tuviera que definir El Pinar con pocas palabras ¿Cuáles elegiría? 

Un sitio maravilloso para vivir. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último

0 £0.00