“En El Molino del Azahar hemos puesto todo nuestro corazón”

Caroll Aboucaya y Yann Mercier no buscaban otros paisajes ni atardeceres cuando vivían en París. Él soñaba con estudiar flamenco y ella decidió dejar todo lo que tenían para recorrer Andalucía de cabo a rabo. En Córdoba él aprendió guitarra y llegó a conocer a Vicente Amigo, pero les faltaba algo. Una magia que encontraron en Granada y más tarde en El Valle, donde han convertido una finca en un alojamiento rural, el Molino del Azahar

minutos de lectura

De París a Melegís ¿Cómo se recorre ese camino? 

Caroll: Primero vinimos a Andalucía en 2004, buscábamos un sitio donde vivir y recorrimos toda Andalucía, desde Cabo de Gata hasta Huelva. A mi compañero le encantaba Córdoba por Vicente Amigo, pero la ciudad no me gustaba demasiado. Recuerdo cuando descubrimos Granada, concretamente la luz de la Plaza de la Trinidad, el encanto… pensé: es aquí. Y en Granada estuvimos viviendo cinco años, en el barrio del Albaicín. Me pasaba el tiempo viendo la Alhambra desde la ventana, no podía hacer nada más, tuve que buscar un sitio cerrado para poder trabajar. 

¿Por qué el Valle de Lecrín y no otro lugar de Granada o Andalucía? 

Yann: Gracias a la naturaleza de aquí puedes volver a la esencia del ser humano y a veces es más fácil vivir en la ciudad porque no te das cuenta a la velocidad que ocurre todo. Aquí tienes una calidad de vida natural que no hay en cualquier otro sitio, una energía que hace que te atraiga. Lo único que da miedo es que te das cuenta de la velocidad del cambio, eres consciente de él. Además, y sobre todo desde que llegué aquí, pienso que lo más importante es la naturaleza, no el ser humano, porque la naturaleza sin nosotros puede seguir. 

¿Cómo recuerdas tu primer contacto con el Valle de Lecrín?

Caroll: Gracias a un amigo también francés que vive en Mallorca, alguna vez visitamos el Valle de Lecrín y de vuelta del restaurante Los Naranjos vi una señal en la que estaba escrito MOLINO, y entonces dije: quiero ir a ver este lugar. Lo mejor es que no llegué aquí porque me parecía que estaba lejos. Pero cuatro años después, una noche, Yann me enseñó una foto de este lugar y sentí que ese era el lugar que me había estado llamando desde que estaba en España, una locura total. Cuando entramos, un día que estaba lloviendo a mares, lo primero que vimos fue la perspectiva desde lo que hoy es la piscina con la torre donde se encuentra el observatorio astronómico, Yann y yo nos miramos y decidimos comprarlo, y aquí hemos puesto todo nuestro corazón. Cuando decidimos comprarlo, en tres minutos, con la lluvia, el dueño de la finca pensó que estábamos locos. Los dos nos enamoramos de este sitio, totalmente y los dos a la vez. 

Aquí también habéis encontrado una forma de vida.

Yann: Sí, aunque hemos invertido mucho tiempo y mucho esfuerzo porque no concebimos el Molino del Azahar como un hotel al que tú llamas, reservas y punto. Nosotros queremos ir más allá, siempre siendo discretos con los huéspedes, y nos adaptamos a lo que quieren, y que ellos puedan disfrutar de este lugar tan maravilloso. 

¿Qué te llevarías del Valle de Lecrín a París? 

Caroll: Me gustaría llevarme a París todo esto, todo el Valle de Lecrín. Pero en especial la paz que puedes tener aquí. 

 ¿Y qué te traerías de París aquí?  

Caroll: Pues me traería el acceso a la Cultura, poder ir al cine, a galerías de arte… además de amigos y familia, por supuesto, en cualquier lugar del mundo. Además del romanticismo de París…

¿Cómo ven el futuro? 

Caroll: Pues esperamos que la gente conozca más el Valle de Lecrín, que vengan aquí y que les encante. Nosotros esperamos eso, hemos puesto todo nuestro empeño y dinero en este proyecto y esperamos que todo se mueva. 

2 Comments

  1. Me han encantado la intención de las preguntas y las respuestas de carolina.
    En su respuestas veo que ha descubierto lo que realmente es El Valle de Lecrín. Algo que la mayor parte de los que viven en él de siempre, no se han parado a pensar. Y por supuesto, no han valorado porque lo han tenido siempre ahí.
    El tiempo en el Valle va más despacio…. pero a pesar de ello, hay que aprovechar con cada hora.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo último

0 £0.00